Tag Archive | racionalidad económica

El Plan IV: el Modelo California

Hace ya más de 20 años, asistía yo a las clases de Estructura económica de España del profesor Juan Velarde Fuertes, uno de los grandes eruditos sobre economía que ha dado este país. Nacido en 1927, recuerdo perfectamente como ya entonces me parecía una persona muy mayor. Estaba sin embargo dotado de una energía y una pasión desbordantes, que le hacían inmune al deprimente espectáculo de los escasos quince o veinte estudiantes que solíamos asistir a sus clases. Sin duda, esa misma energía es la que le permite, en la actualidad, a la altura de sus ochenta y muchos años, seguir apareciendo con vitalidad inusitada en periódicos, tertulias, revistas y academias varias. Un ciclón, vaya.

Fue a Juan Velarde a quien escuché por primera vez una idea que me ha acompañado desde entonces, y que apenas he vuelto a ver reproducida en el debate económico y político. Afirmaba lo siguiente: nuestro país había tenido éxito en aplicar lo que denominaba el “modelo florida”, es decir, había logrado convertirse en destino de vacaciones de nuestros vecinos europeos y en muchos casos también, en residencia habitual de esos mismos vecinos del Norte cuando alcanzaban su ansiada jubilación. En buena medida nuestro milagro económico de los años 60 y 70 se fundamentó en el éxito de esta especialización productiva. Leer Más…

Pánico

La economía es idiota. O, mejor dicho, los agentes económicos (los empresarios, los trabajadores, los consumidores, los ahorradores, el gobierno) somos idiotas. Creemos actuar racionalmente, pero en realidad actuamos impulsiva y perezosamente. Todo nos resulta tan complejo que, aunque nos sorprenda un poco que las cosas vayan tan bien o que vayan tan mal, nos ponemos las orejeras y tiramos para adelante sin apenas reflexión.

No tenía ninguna lógica que el precio de los pisos subiera como lo ha estado haciendo en estos últimos años. Y, sin embargo, en muchos países del mundo, entre ellos el nuestro, permitimos que la venta de casas se convirtiera en el principal motor del crecimiento económico. Cada año que pasaba, la probabilidad del pinchazo se hacía más evidente. Pero permitimos, pasivamente, que al final nos estallara en la cara. La cara de la vaca que mira al tren (descarrilar). Leer Más…