Una inmobiliaria europea

¿La solución?

Vender los pisos vacíos a ciudadanos extranjeros; que la deuda la tenga ellos …

Las cifras varían según las fuentes. Pero la que más se repite, quizá por aquello de que se trata de un número redondo, es la del millón de pisos nuevos sin vender.

El pinchazo de nuestra economía fue fundamentalmente un problema del sector  inmobiliario. No sabemos ya cuántas veces hemos escuchado aquello de que en España se estaban construyendo al año más pisos que en Reino Unido, Francia y Alemania a la vez. Ahora nos parece una auténtica locura, pero de verdad que ya lo era en los años de boom. Era imposible que hubiera compradores para todas y así se explica que en este infantil juego de las sillas, nos quedáramos al final con un millón de casas colgadas.

Todos sabemos que si se vendieran todos esos pisos, España dejaría de estar en crisis. Así de sencillo. Si consiguiéramos colocar el stock de viviendas nuevas, el sector de la construcción volvería a construir y los bancos volverían a prestar. Espero que en esta ocasión de forma sensata (aunque no tenemos ninguna garantía de ello),  pero los sectores que actualmente actúan como lastre de nuestro crecimiento dejarían de ser un freno y la economía comenzaría a crecer.

Pero claro, no es fácil. Esto lo sabe todo el mundo y aún no hemos sido capaces de conseguir resolverlo. Quizá porque hemos optado por una estrategia descoordinada por no concentrar los esfuerzos en el objetivo adecuado.

De vez en cuando los periódicos sacan noticias minúsculas de los esfuerzos que la ex-ministra de Vivienda,  Beatriz Corredor, actualmente Secretaria de Estado, está realizando para facilitar la venta de viviendas entre los compradores extranjeros. Una semana está en Inglaterra y la siguiente en Alemania, acompañada de un conjunto de empresas inmobiliarias, intentando convencer a nuestros vecinos europeos de que es el momento de comprar en España. Ya digo, son noticias que pasan sin pena ni gloria en columnas irrelevantes de los periódicos y no debería ser así: tendría que ser casi lo único a lo que se estuviera dedicando el gobierno entero, los medios de comunicación y todas las inmobiliarias y bancos de este país.

Todos los días una feria de la vivienda española en cada ciudad (y pueblo) de Suecia, Austria, Reino Unido, Alemania, Francia, Noruega, Rusia, Arabia Saudí. Y todo el dinero que estamos gastando en intentar convencer al españolito de que se compre su segunda vivienda, dedicarlo a conseguir que la compre un belga o un suizo.

Primero, porque no se trata de una expectativa improbable. Todos sabemos que nuestro país es el destino final de muchos de nuestros vecinos europeos cuando se jubilan. Es maravilloso ir en pantalón corto en abril, vivir en un lugar donde no llueva (o nieve) más de la mitad de los días del año.

Segundo, porque de esta forma resolveríamos también uno de nuestros problemas estructurales más graves: el nivel de endeudamiento de la economía española con el exterior. Nuestro PIB es de un billón de euros y nuestro endeudamiento con el exterior es de 0,9 billones, es decir, que debemos casi tanto dinero a nuestros prestamistas internacionales, como renta somos capaces de generar en un año. No queremos por tanto, resolver el problema del banco concediendo un préstamo hipotecario a otro residente en España. Queremos reducir también nuestro endeudamiento con el exterior, porque esa es la única forma de que recuperemos la confianza de los que prestan por el mundo: reduciendo la deuda total con ellos. Cuando vendemos el piso a un extranjero, cambiamos deuda de España por deuda de Francia o Dinamarca.

Por tanto, todos a vender por Europa.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 responses to “Una inmobiliaria europea”

  1. Javier Robles says :

    Saludos a todos los que lean esto y al autor de la entrada.

    Yo no soy economista, y tampoco tengo estudios universitarios, pero algo he vivido y leído.
    La entrada es muy buena, pero con ésta frase no estoy del todo de acuerdo:

    “Todos sabemos que si se vendieran todos esos pisos, España dejaría de estar en crisis. Así de sencillo.”

    Para mí esa no es la solución, porque al cabo de poco tiempo volveríamos a estar en la misma situación. Lo que hay que hacer es cambiar el modelo productivo, no se puede basar todo en la construcción, sin producir nada que se pueda vender en el extranjero. No se si me estoy explicando. Según tengo entendido en el País Vasco hay la mitad de paro que el resto de España, porque no basaron toda su economía en la construcción y eso es lo lógico.
    Se ha creado un concepto ilógico en el que un albañil, podía ganar más de dos mil euros al mes, bastante más, y eso se ve como lógico y un peón sin estudios, y sin esfuerzo casi se acercaba a esa cantidad.

    Vamos que el dinero entraba por el hueco de la chimenea, y así no se puede seguir. Por supuesto vender, y venderle a los extranjeros es una idea magnífica pero para mí, en el corto plazo. Pero hay que pensar más en el largo, no para mañana, sino para traspasado mañana, si se me permite la expresión.

    Una solución mejor que seguir construyendo, sería reconvertir a esos albañiles para mejorar la eficiencia energética de lo ya construido, apostar mucho más por las energías renovables distribuidas, subvencionándolas o pagándolas adecuadamente, etc. etc.

    Bueno me estoy excediendo más de lo debido, confío en haberme explicado mínimamente.

    Un cordial saludo y gracias por el trabajo.

  2. Germán says :

    Me parece muy claro el artículo y es tarea de todos llevarlo a cabo, me gustaría poder hablar personalmente con usted.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s