La economía como clima

Durante estos años de profunda y prolongada crisis económica, la población se ha acabado dividiendo en dos grandes grupos: los que lo están pasando realmente mal, y los que pueden permitirse el lujo de estar simplemente preocupados con la situación en general. En un lado se encuentran aquellas personas que han perdido su empleo, quizá también su casa y que tienen préstamos de todo tipo que no pueden atender. En el otro se sitúa la amplia mayoría de la población, aquellos que están relativamente a cubierto de las inclemencias del tiempo económico, los que ven el futuro con cierta angustia, pero conservan aún intactos muchos niveles de seguridad: empleo, ahorros, casa pagada o con una hipoteca reducida y entorno familiar al que poder recurrir en caso de necesidad.

Esta serie de videos, con el nombre colectivo de “Píldoras contra la crisis”, se dirige al segundo de los grupos. Aquellos que no se han visto superados por la situación, los que cuentan aún con recursos y pueden aún tomar decisiones, son la clave de la recuperación. En resumidas cuentas, si queremos que la economía se recupere, primero tenemos que recuperar para la causa a los que aún no ha caído en el campo de batalla.

Y tenemos mucho trabajo por delante. Para resolver los problemas, por supuesto, pero también para reconstruir la confianza. Creo que no se trata de una percepción personal: la impresión que queda tras la lectura diaria de los periódicos es la de que no hay nada que podamos hacer. Leemos las declaraciones de los líderes políticos, los altos funcionarios de los organismos internacionales, tomamos nota de la evolución de los indicadores, y la situación económica ha transmutado en algo parecido a una tormenta que no termina de escampar. Miramos por la ventana de los diarios y comprobamos que sigue lloviendo. Confiamos en que llegue el día en el que, sin saber muy bien cómo ni por qué, el PIB intertrimestral de Alemania muestre un vigor inesperado, o disminuya la prima de riesgo de la deuda italiana. Pero todo en el mismo plano de expectativa que nos lleva a alegrarnos cuando llega el día en el que podemos salir a la calle sin paraguas.  El clima económico y el clima meteorológico, el mismo azar, las mismas fuerzas sobrehumanas, extrahumanas en acción.

Hay mucho que hacer, por tanto, para neutralizar este estado general de shock, el estupor y la impotencia que contamina el discurso ciudadano. Y para ello, lo primero que tenemos que recordar es este hecho incontestable: muchos de nosotros tenemos (algunos dirán “aún”) tiempo, dinero e inteligencia disponibles. Tiempo suficiente para no precipitarnos, dinero más que de sobra para acertar con él e inteligencia infinita para mirar de frente, con lucidez a la crisis económica y acabar con ella.

Tomar conciencia de que tenemos recursos bastantes para torcer, y además rápidamente, el brazo a la recesión, es condición sine qua non para desactivar esta inercia delirante que nos hunde cada día un poco más. En el momento de afeitarnos/maquillarnos/peinarnos deberíamos acostumbrarnos a decirnos algo así como: “No se ha perdido nada y no se va a perder, porque hemos reaccionado a tiempo”.

Pero claro, tenemos que reaccionar y para ello, tenemos que ver la forma de salir en la situación en que nos encontramos. No basta con querer salir, es necesario saber cómo. Tenemos recursos con los que poder hacer cosas, para tomar decisiones, pero lo primero es saber qué es eso que hay que hacer.

En esta serie de videos se pasa revista a los distintos elementos de una estrategia de salida de la crisis. Se propone un plan, más bien, un bosquejo de plan, que es justo lo que necesitamos en estos momentos. Saber qué dirección tomar, qué tenemos que hacer cuándo, e irnos ilusionando y reforzando según se vayan cumpliendo etapas. Te invito a escuchar, te invitó a unirte, te invito a aportar, a matizar, a rechazar. Te invito a hacerte cargo, a dar un paso al frente, a salir de de la impotencia.

La economía no es como el tiempo metereológico. Tenemos capacidad de influencia, mucha capacidad de influencia, y del mismo modo que nuestras ideas y decisiones nos han llevado a la situación actual, otras ideas y decisiones nos pueden sacar de ella.

Ya es hora de dejar esta crisis atrás, ¿no crees?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s